LA POLICÍA MUNICIPAL DE ALCALA DE HENARES AUTORIZA EL DERRUMBE DE UNA NAVE ABANDONADA SABIENDO QUE ESTABA LLENA DE GATOS.

Todavía nos estamos preguntando ¿Cuándo van a cambiar las cosas en este país?

EL pasado día 30 de junio actual, ocurrió una verdadera barbaridad en Alcalá de Henares (Madrid), por increíble que parezca, los propietarios de una nave abandonada, según dijeron por la crisis, que iba a ser derrumbada y un grupo de policías, sea dicho de paso, deberían ser conocedores de la legislación de protección animal, entran una mañana a revisar que la nave está vacía y que no se encuentra en su interior ningún “sin techo” de dos patas.

Sin embargo descubren que sí hay un grupo de “sin techo” pero de cuatro patas y de especie felina. Grupo de animales que se había cobijado en la nave abandonada durante muchos tiempo aprovechando que estaba vacía y con el único motivo de parir y criar a sus bebes lejos de los peligros de la calle.

Lo que realmente resulta muy difícil de entender es que viendo a todos esos gatos indefensos, muchos de ellos cachorros de apenas dos meses, escondidos por cualquier rincón, se dé la orden de derrumbe y las máquinas empiecen a demoler la nave con todos ellos dentro.

La excusa que daban a nuestras suplicas de parar las maquinas: con el ruido de la máquina se asustaran y saldrán huyendo!! Pero todos los que tenemos el placer de conocer bien a estos animales, sabemos que las mamas les enseñan que cuando hay peligro, se queden quietos, escondidos y sin hacer ruido y por lo tanto el edificio les caerá encima sin piedad.

Pero si nos paramos a pensar, tampoco parece raro que esto ocurra en un municipio donde acaban de contratar una empresa mata ratas “Desratizaciones Parque” para gestionar la recogida de los animales abandonados del municipio. Y precisamente este domingo muchos de nosotros participábamos en una marcha por Alcalá de Henares en contra de la concesión para la gestión de la recogida de animales en el mismo.

El único rayo de esperanza, entre tanta maldad, es ver a tantos voluntarios de asociaciones protectoras de animales, que de manera altruista y desinteresada han estado durante estos días excavando con sus propias manos entre los escombros, arriesgando su integridad física por encima de los restos de lo que tan solo hacía unas pocas horas era una nave industrial, intentando escuchar cualquier ruido que les diese pistas para localizar a otro gatito vivo al que poder ayudar, e improvisando cestas, cajas y cualquier cubículo para poder ir guardando a los que, no sin pocos esfuerzos, conseguían rescatar.

Colaboraron otras asociaciones que no son de la FAPAM (Doganzo, Vydanimal Alkalaina y Anica).

Han sido unos 20 los que hemos rescatado y muchos los que han muerto aplastados. Y todo esto se hubiese evitado si los dueños de la nave hubiese sentido un poco de empatía hacia esos animales, pero lo que es vergonzoso es la actitud de la policía que fue quien dio el visto bueno al derrumbe sabiendo que estaba llena de gatos. Tenían que haber paralizado el derrumbe, contactar con entidades de protección animal o al servicio de recogida de animales para sacar a todos los gatos. Esos agentes de policía quizás no sepan que lo que han hecho es constitutivo de un presunto delito de maltrato animal según el art. 337 del Código Penal. Estos gatos de merecen un poco de HUMANIDAD, tan solo un día, un solo día nos hubiera permitido salvar a esos diminutos e indefensos animales.

Lo que realmente está en crisis es la ética y la moralidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 84 = 86