La FAPAM pide ayuda urgente para salvar a una burrita, con LUCERO no llegamos a tiempo

 

Gracias a la denuncia de Justicia Animal se pudo incautar con Seprona y la Comunidad de Madrid a un burrito que era utilizado para arar los huertos. Cuando no era explotado por su dueño, vivía atado de una pata, a la intemperie, sin comida, sin agua. Solo cuando salía a trabajar tenía derecho a beber.

Cuando fuimos a rescatarlo pensábamos que por fin iba a poder vivir feliz, la asociación ALBA se hacía cargo de él, tienen unas maravillosas cuadras donde iba a tener de compañeros a Peggy la cerdita, cabras y un pony.

Desgraciadamente cuando llegamos nos encontramos a Lucero, así se llamaba, tirado en el suelo, con espasmos y con el intestino a punto de salirse por el ano, los dolores eran terribles. Un momento muy angustioso. Llamamos de urgencia al hospital veterinario de caballos de San Agustín del Guadalix. La veterinaria le vio muy mal y decidió trasladarlo urgentemente para su ingreso.

Esa misma tarde entro en quirófano, el pobre no podía orinar ni defecar y los esfuerzos hicieron que se le saliera el intestino por el ano.

Lucero no podrá vivir con esos nuevos compañeros en el prado de ALBA, no podrá conocer la libertad sin ser explotado en el campo, no podrá recibir caricias ni cariño. A Lucero le tuvieron que sacrificar porque tenía la vejiga destrozada, nada se podía hacer por él.

Cuando nos llamaron a última hora de la noche para darnos la noticia fue como recibir un jarro de agua fría, que injusticia, que mala suerte tuvo Lucero, no pudimos llegar a tiempo de ofrecerle el paraíso.

Al menos nos queda pensar que si no hubiéramos actuado rápidamente hubiera agonizado durante días ahí atado, con las heladas nocturnas de la sierra de Madrid, sin ninguna atención veterinaria.

El intentar salvar a Lucero nos ha costado casi 1.500€, evidentemente en ese momento el dinero era lo de menos, la vida de Lucero era lo más importante. Aportamos las facturas.

Ahora tenemos que ir a rescatar a otra burrita que tiene este hombre allí, con una hernia que es del tamaño de dos balones de rugby. Habrá que operarla y eso supondrá otro gasto al que no podemos hacer frente. Con Lucero no llegamos a tiempo, ayúdanos a salvar

La Federación de Asociaciones Protectoras y de Defensa Animal (FAPAM), a la que pertenece Justicia Animal, se hará cargo de los gastos pero necesita donativos para poder pagar los gastos de Lucero y afrontar los gastos para salvar a la otra burrita.
Haz un donativo por pequeño que sea, muchos pocos hacen grandes cosas.

DONATIVOS:

Titular: FAPAM
La Caixa:
IBAN: ES40 2100 3742 5222 0007 8669
BIC: CAIXESBBXXX

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

− 2 = 1