La F.A.P.A.M. incauta 87 perros de caza en pésimas condiciones.

La denuncia de un particular por el robo de un perro de raza galgo, llevo a El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) a una residencia ilegal donde alquilaban perreras a cazadores. Allí se encontraron con unas instalaciones sin autorización de núcleo zoológico, animales desnutridos, parasitados y llenos de pulgas. El conjunto de asociaciones pertenecientes a la F.A.P.A ha participado ayudando a la recogida de los animales.

En las instalaciones encontramos una perra agonizando, que tuvo que ser sacrificada por los servicios veterinarios, cachorros recién nacidos sin vida en los desagües, ratas muertas en los cheniles y un bidón donde se quemaban a los perros muerto

Desgraciadamente no es el único lugar donde por un precio mínimo los cazadores “almacenan” a sus perros de caza sin ningún control sanitario, ya que estas instalaciones ilegales carecen de servicio veterinario.

Seprona pudo comprobar que muchos de los galgos tenían un corte en el cuello, signos claros de que son animales robados a los que se les ha quitado el microchip.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 4 =