Comunicado de prensa: DENUNCIADOS INJUSTAMENTE POR GUARDIA CIVIL DOS POLICIAS NACIONALES POR INCAUTAR A UNOS GALGOS EN MALAS CONDCIONES EN EL QUE UNO YA HABÍA MUERTO

 

  • Los hechos ocurren en el municipio de Fuensaldaña (Valladolid)

  • Seprona y veterinario de la Junta de Castilla y León dieron por buena la situación de unas instalaciones donde se mantenían a varios galgos en pésimas condiciones, muriendo al día siguiente uno de ellos sin ninguna atención veterinaria.

  • Ante esa situación, los agentes del cuerpo nacional de policía se vieron obligados a actuar procediendo a una incautación preventiva para salvaguardar el bienestar de los animales

El pasado 15 de abril, voluntarias de una protectora reciben la denuncia por unas instalaciones donde mantienen a unos galgos en muy malas condiciones, sin agua y sin comida. Llaman al 062 para solicitar la presencia de una patrulla de Guardia Civil. Los agentes, conocedores de ese lugar, acceden a que la asociación se lleve a los perros por las pésimas condiciones de los animales, incluso muestras a la protectora otro lugar cercano para que se lleven a los perros, porque según ellos “Estos están en peores condiciones”. La Guardia Civil comprueba que los animales estaban identificados con microchip, pero ante el estado en el que se encuentran se decide sacarlos de las instalaciones ilegales para darles una atención adecuada.

En ese mismo momento aparecen varias personas de etnia gitana diciendo ser los propietarios de los galgos, y ante la sorpresa de las voluntarias de la asociación, los agentes de la Guardia Civil cambian radicalmente de opinión, y las tratan como si estuvieran robando a los perros y les dicen “Devolver los perros a estos señores”.

Ante la preocupación de las voluntarias por esos galgos, ponen en conocimiento de dos agentes de policía nacional la situación. Los policías comprueban que efectivamente los animales viven en condiciones de higiene muy deficientes y no disponen ni de agua ni comida, por lo que colocan unos cacharros desde fuera con agua fresca.

Hacen las correspondientes gestiones para que Seprona gire inspección al lugar al considerar a los animales en riego evidente. Los agentes de la Guardia Civil  llevan a cabo junto con el veterinario de la junta el día 21 de abril, este último, incomprensiblemente,  considera que tanto los animales como las instalaciones están en perfectas condiciones. Al día siguiente, los Policías Nacionales comprueban que los animales siguen en las mismas condiciones con el agravante que uno de los galgos está muerto, tirado entre porquería y sin haber recibido ningún tipo de atención veterinaria. Ante esa situación planifican la incautación preventiva de los animales.

Cuando acuden al lugar solicitan la presencia de Seprona para una actuación conjunta, y comprueban que el cadáver del perro había desaparecido. Para su sorpresa, la contestación que reciben del Sargento es: “esos perros están bien cuidados”, “yo no tengo porque ir a verlos” cuando se les pidió que se movieran 25m hasta el chenil alega, “si el veterinario dice que están bien, es palabra de dios aunque aparezcan muertos, es lo que vale, su palabra”, “nosotros nos comprometemos a hablar con los gitanos y que limpien de vez en cuando el chenil”. Ante esta negativa de colaboración, los agentes de Policía Nacional actúan solos con el único objetivo de poner a salvo a los animales. Los animales fueron depositados en una protectora y los policías dieron parte de sus actuaciones a la administración competente.

Según Matilde Cubillo, Presidenta de FAPAM, “Es inadmisible que tanto el veterinario de la Junta como los agentes de Seprona consideraran que no existían ninguna deficiencia en esas instalaciones, solo con ver las fotografías de ese lugar y leerse la Ley de Protección Animal de Castilla y León es fácil determinar que esa decisión no es correcta y pudiera incurrir en una presunta dejación de funciones por parte de los funcionarios e incluso en una presunta prevaricación. De hecho, al día siguiente de la inspección, unos de los galgos hacia muerto, eso es un hecho gravísimo. Desgraciadamente, al apresurarse el propietarios  a deshacerse del animal muerto, no se pudo determinar, mediante necropsia, su muerte y poder interponer denuncia por presunto delito de maltrato animal por omisión a todas las partes implicadas, propietarios y funcionarios”

Por poner a salvo a estos animales desamparados,  la Guardia Civil ha denunciado a los dos agentes de Policía Nacional  de sustracción.

Cubillo añade: “Es todo un despropósito, la actuación de policía nacional es la que tenía que haber tomado Seprona y el veterinario de la Junta, de esa manera se hubiera salvado la vida del galgo al haber sido atendido por un veterinario. En este caso no solo el propietario del galgo es responsable de la muerte de ese animal, los son también los funcionarios que no tomaron las medidas necesarias para ponerle a salvo.  FAPAM ha denunciado a los propietarios de los galgos solicitando la incautación definitiva, ha presentado queja formal al veterinario de la Junta y queja formal a los agentes de Seprona ante la Jefatura Superior de Seprona de la Comandancia de Madrid. No se puede sacar una campaña  #YoSiPuedoContarlo pidiendo a los ciudadanos que si conocen casos de maltrato animal avisen al 062 y luego no dar una respuesta positiva y no proteger a los animales desamparados. Confiamos en la actuación habitual de Seprona, pero consideramos inadmisible la de estos agentes. La denuncia interpuesta a los policías nacionales es inadmisible, la obligación de los agentes de la autoridad es proteger y poner a salvo a unos animales en estado de desamparo.”

8 thoughts on “Comunicado de prensa: DENUNCIADOS INJUSTAMENTE POR GUARDIA CIVIL DOS POLICIAS NACIONALES POR INCAUTAR A UNOS GALGOS EN MALAS CONDCIONES EN EL QUE UNO YA HABÍA MUERTO

  1. Si es como lo cuentan, es un claro reflejo de nuestra sociedad y cultura, aunque también es cierto que Castilla León es de las CCAA con mayor abandono y maltrato. Si así contestó y actuó el Sargento de la GC es para separarlo del Cuerpo, una vergüenza para el resto de FCSE, no se puede permitir esa prepotencia, y si así actuó el veterinario, es un impresentable, él y quienes le permiten esas conductas.

  2. Qué vergüenza ! El humano es el animal más peligroso del mundo ! Justicia para los dos policias y los pobres animales y a la cárcel ya con los dueños que parecen ser unos hdp !

  3. No quiero meter a todos en el saco, pero una mayoría de agentes del seprona, ese tipo de trabajos nos les gusta, lo que mas les gusta, es que si te pilla cogiendo unos espárragos para consumo propio, incluso en el borde de una carretera, que no dentro de la finca, te pone la multa, eso si que lo hacen muy bien, y vuelvo a repetir, no digo que todos del seprona se comporten igual ante una situación como la de los galgos, pero conozco casos parecidos. Repito lo que les encanta es poner multas, por coger espárragos, caracoles, etc. En fin se ve que cogeran alguna comisión por poner multas, como les pasa a los agentes de tráfico y policias locales, ponen multas a coches que ni han circulado por esa ciudad, a mi personalmente me ha ocurrido ya 2 veces, jamás mi coche ha estado en esa ciudad. Vaya sinverguenzas son algunos. Por desgracia esos galgos terminarán muriéndose de hambre y sed.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 9 =